sábado, 31 de diciembre de 2016

SINIESTRO TOTAL

Vivir una vida cantada tendría mucho de insólito, lo sé, pero estoy convencido de que este mundo sería mucho mejor. Solo deberíamos esforzarnos en adquirir la actitud actoral y las ganas de llevar a cabo la hazaña. Las situaciones, seguramente, conllevarían a la incredulidad, pues pedir un café o mantener una conversación entonando rítmicamente una melodía restaría verismo y trascendencia a las cosas. Imaginad una circunstancia traumática o dolorosa; sería todo un reto. Bueno, yo voy a experimentar con mi padre. (Letra: Papá, anoche te cogí el coche y lo empotré sin querer contra un muro. Música: típico villancico navideño). 

1 comentario:

  1. Por mucho que haya ambiente navideño, en una de esas resulta que el papá no es de cantar las cosas sino de bailar tap, y le responde a patadas.

    Saludos!

    ResponderEliminar