miércoles, 7 de diciembre de 2016

QUIÉN PUEDE MATAR A UN NIÑO

¿Quién  puede matar a un niño, aunque sea un niño zombi?
El pequeño cadáver viviente, que entró en mi casa mientras me preparaba la comida, era un chavalín de cabellos rubicundos, harapiento, todo él putrefacto, de rostro carcomido y pestilente. Un eructo suyo le llevó a otros más sonoros, y la cadena de gases de su estómago podrido me llevó a la náusea, a descuidar la cocción del arroz con verduras que me cocinaba. No le dejé que se acercara. Abrí la ventana y me ayudé de la escoba para ahuyentarlo, para lanzarlo por ella. Así le perdoné la vida.

1 comentario:

  1. Jaja Buena la idea de esta historia. La indiferencia se hace patente en todos lados.

    Saludos!

    ResponderEliminar