sábado, 12 de agosto de 2017

IDILIO

Que tonteen, que se conozcan, que sean novios el tiempo que quieran, que vivan juntos si lo desean, que se casen... Significará que todo fluye, que se quieren, que ha triunfado el amor. Pero si algún día, en su apartamento, se oyen gritos, insultos o ruido de platos rotos, es que mantienen una disputa, un enfrentamiento violento fruto de la convivencia. Puñetazos, arañazos, empujones, golpes; lesiones, moratones, brechas… Conocerse es un largo proceso que proyecta diálogo, deseo, confianza, perdón; pero también un hábito que evoca matices peligrosos e incompletos que despliegan catástrofes y un espectáculo que entusiasma a los vecinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario